Ir al contenido principal

Entradas

"Nación de naciones"

Es el término de moda: “nación de naciones”. Desde la constituyente, aparece y desaparece para permanecer en nuestro debate político. Siempre al calor de una urgencia marcada por los nacionalistas: se ofrece como fórmula para el encaje de Cataluña en el Estado español. Las palabras no son intranscendentes, ni neutras. Son artilugios esenciales del relato político. Y, como tales, no pueden ser entendidas al margen del contexto en el que se usan, ni de su funcionalidad y consecuencias. El que, desde esta perspectiva, “nación de naciones” pueda ser considerada como equivocada e inútil para solucionar la mal llamada cuestión catalana, es irrelevante. Una obviedad, es que existen Estados de Estados (caso de las Repúblicas federales como la norteamericana y la alemana); pero naciones de naciones, no las hay, ni las puede haber, salvo que juguemos con el equívoco: el significado de “nación” no es el mismo en las dos partes de la ecuación, o sea, la nación española no es igual a la nación cat…
Entradas recientes

No es (sólo) la amnistía fiscal

El pasado jueves conocíamos la Sentencia del Tribunal Constitucional que declara inconstitucional la disposición adicional primera del Real Decreto Ley 12/2012, de 30 de marzo. Esta disposición, como se afirma en la Sentencia, “ha incidido directa y sustancialmente en la determinación de la carga tributaria que afecta a toda clase de personas y entidades (físicas y jurídicas, residentes o no residentes), al sustituir las cantidades que, conforme a la normativa propia de cada tributo, se habrían devengado por las rentas generadas –aunque ocultadas a la Hacienda Pública– por un gravamen único del 10 por 100, exento de intereses, recargos y sanciones (administrativas y penales).” Por lo que, “se ha afectado a la esencia misma del deber de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos que enuncia el art. 31.1 CE, al haberse alterado el modo de reparto de la carga tributaria que debe levantar la generalidad de los contribuyentes, en unos términos que resultan prohibidos por el art. 86…

Cataluña: "marear la perdiz"

El pasado martes, día 6, se celebró la enésima reunión del denominado Pacte Nacional Per el Referéndum, eufemismo tras el que se oculta el empeño de los secesionistas catalanes de imponer su proyecto de ruptura de la legalidad del Estado democrático de Derecho. Una reunión para seguir mareando la perdiz. Como es sabido, este ave, de vuelo corto, es una y otra vez aventada para que la caza sea más fácil. Queda mareada, y los cazadores pueden ver satisfecho su propósito. La perdiz son los ingenuos que han creído en la secesión; que se podía alcanzar, como en un juego de niños, sin riesgos, sin costes, sólo beneficios. Según el argumentario oficialista, Cataluña es tan rica que la separación unilateral y traumática, sólo produciría un quebranto económico, incluso pasajero, del 1 por 100 del PIB catalán; en cambio, todo lo que “nos roban”, quedaría en casa. Una afirmación que no la soportan ni las palabras que la expresan. Y, sin embargo, muchos se la creen, los ingenuos.

Si la perdiz son…

Ni Uber, ni taxi, mercado

Se habla de guerra entre el sector del taxi y las empresas Uber y Cabify. Es un término nada exagerado a la vista de las reacciones que hemos podido comprobar, incluso, en nuestras calles. Como sucede en todo conflicto, la valoración se puede hacer asumiendo o bien la de las partes en conflicto o bien las ajenas al mismo. Esta última es la más importante. Se trata de un servicio al público. Es el público el que manda.

Desde la perspectiva de los usuarios, queremos un servicio mejor y más barato. Hay que reconocer que la irrupción de las nuevas empresas ha revolucionado el sector del taxi. Todos recordamos los abusos que hemos sufrido. El éxito de los nuevos entrantes radica, esencialmente, en que ofrecen un mejor servicio. Aquí entra una segunda variable: la competencia. Si hay una prestación de servicios equivalente, similar o idéntica a los que prestan los taxis, para que haya una competencia que sea tal, todos los que compiten deberán someterse a unas reglas comunes. No habrá compe…

Europa contra nuestros males territoriales

Viene siendo habitual que, desde Europa, cada cierto tiempo, nos envíen una andanada de “recomendaciones” sobre los progresos de España en relación con los objetivos de estabilidad. Es la consecuencia de “sufrir desequilibrios excesivos”, entendidos como “desequilibrios graves, en particular los desequilibrios que comprometen o pueden comprometer el correcto funcionamiento de la unión económica y monetaria” (artículo 2 Reglamento 1176/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo). Si se apreciasen tales desequilibrios, el Consejo dirigiría unas recomendaciones para su corrección. 

El examen exhaustivo que la Comisión ha realizado de España ha conducido al Consejo a formular unas últimas recomendaciones, las del 22 de mayo relativas al Programa Nacional de Reformas de 2017. No hay ninguna sorpresa. Nos recuerda lo que ya sabemos. En el plano institucional, hay dos observaciones que han merecido cierto impacto. Por un lado, “España sigue careciendo de un marco normativo claro y coherente en…

Participación en la tertulia de 3 24

Mi última intervención el día 23 de mayo en la tertulia de actualidad del canal de noticias de la televisión pública de Cataluña.


Enlace aquí.

Bueno para España

Ha ganado Pedro Sánchez. Los temores se han abalanzado sobre la política española. Y no estoy de acuerdo. España necesita un partido de izquierda, pero integrado en el sistema. Como he dicho en otras ocasiones, el debate izquierda / derecha está superado. La presión institucional (Estado social y democrático de Derecho) y del consenso compartido ha terminado por romper las fronteras tradicionales que separaban a los dos ámbitos de la ideología y de la política. La irrupción del fin de la ideología (las antiguas) y la irrupción de la nueva, ha cambiado radicalmente el panorama de la política. La crisis de la izquierda no se ha producido sólo en España. Es un fenómeno compartido en toda Europa. Pero también de la derecha. Esta dilución es la que permite explicar la resonancia particular que gana, en el presente escenario, la denuncia de la corrupción, pero también, la de la mala gestión. Cuando no hay tanta diferencia en cuanto al objetivo, por cuanto está delimitado por la instituciona…