Ir al contenido principal

La cifra: la subvención a las televisiones públicas

En el año 2011, según el informe económico-social de la CMT (Más información), el importe total de las subvenciones percibidas por las televisiones públicas en España ascendió a los 2.334,5 millones de euros. A título puramente ilustrativo, el gasto público presupuestado en atención a la dependencia en España ascendió gradualmente desde los 3.809 millones de euros en 2007 hasta los 8.004 millones de euros en 2011Esto significa que el gasto en televisiones representa casi un tercio del gasto en dependencia. La política por encima del interés de los ciudadanos. Estoy seguro que si a los ciudadanos se les diera a elegir en qué gastar su dinero, no elegirían las televisiones cuando se podría destinar a la dependencia. El gasto social se podría mantener si se administrase mejor el gasto político-burocrático-administrativo. Si se hicieran recortes en este ámbito seguro que no habría problemas para mantener aquél.

Comentarios

  1. Muy interesante la entrada.
    Pero, ¿seguro que la gente no quiere las televisiones públicas?
    Si un partido político se planteara quitar todas las subvenciones y privatizar todos los medios de comunicación públicos, ¿recibiría un apoyo mayoritario?
    Me gustaría pensar que sí, pero tengo dudas.

    ResponderEliminar
  2. Cierto. Al menos me queda la esperanza de pensar que los ciudadanos (racionales y, por lo tanto, conocedores de sus intereses) preferirían gastar el dinero público (escaso) en servicios como el de la dependencia en lugar de en no-servicios como la televisión, máxime cuando hay muchos prestadores de este servicios.

    ResponderEliminar
  3. Está claro que pensamos lo mismo, pero mi duda es porqué no hay un partido político mayoritario que plantea esas cuestiones de manera clara. Por ejemplo:

    Se retirarán todas las subvenciones a: Sindicatos, partidos políticos, televisiones, radios, empresas, etc.

    Creo que se hace de alguna manera, aunque con lentitud y dejando en el camino muchas cosas que se podrían hacer antes y de mejor manera.

    Todo ello acompañado de una bajada de impuestos, por supuesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Avaricia o codicia?

En el momento presente con la corrupción como uno de los grandes protagonistas, uno de los temas de debate es el relativo a su fuente, su origen, al menos, psicológico. Dos palabras aparecen como recurrentes: avaricia y codicia. Son palabras muy próximas en su significado pero distintas.

Según el Diccionario de la Lengua española, avaricia es el "afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas". En cambio, codicia es el "afán excesivo de riquezas."

En ambos casos, se tratan de afanes, deseos, impulsos que tienen por objeto las riquezas. Las diferencias se sitúan, en primer lugar, en el cómo se hacen realidad tales impulsos. En el caso de la avaricia, es un deseo "desordenado". En cambio, de la codicia nada se dice, sólo que es "excesivo". Sin embargo, también el exceso está presente en la avaricia. Es más, se podría decir que el afán desordenado es, en sí mismo, un exceso. Así como también lo es el deseo de atesorarlas. En este p…

Frente al descontento, regeneración

Uno de los pactos de Estado imprescindibles es el denominado, genéricamente, como el de la regeneración. Regenerar al régimen político, al Estado democrático de Derecho constituido por la Constitución española, para, parafraseando el significado incluido en el Diccionario de la Lengua Española, darle nuevo ser, restablecerlo o mejorarlo. Si es necesario es porque sufre problemas, amenazas o quiebras. En definitiva, soporta una crisis que es conveniente solucionar para que siga prestando la función que justifica su existencia.

La crisis del Estado tiene varios frentes. El más importante es el de la legitimidad. Esa delicada flor que lleva a los ciudadanos a aceptar el poder, a obedecer. Y así lo hacen, porque creen que las instituciones atienden sus necesidades mediante la representación que los partidos, investidos de distintas ideologías, obtienen en la competencia electoral. La crisis de la legitimidad viene por esta vía, la de los partidos y, sobre todo, la de las ideologías que lo…

La función del Rey

Albert Rivera ha reabierto un debate que no está cerrado y del que no ha podido fructificar todavía una opinión unánime que dé respuesta a los interrogantes planteados. ¿Cuál es la función constitucional del Jefe del Estado? Los términos de la Constitución son particularmente ambiguos. El artículo 56 dispone: “el Rey es el Jefe del Estado, símbolo de su unidad y permanencia, arbitra y modera el funcionamiento regular de las instituciones, asume la más alta representación del Estado español en las relaciones internacionales, …, y ejerce las funciones que le atribuyen expresamente la Constitución y las leyes”. El punto de la discusión se centra en qué se entiende por “arbitra[r] y modera[r] el funcionamiento regular de las instituciones”.

En este debate, como digo, ha participado lo más granado de los profesores de Derecho público. Desde Manuel Jiménez de Parga, pasando por Rubio Llorente, Aragón Reyes, De Carreras, Rodríguez Zapata, entre otros. Hay unanimidad en rechazar que el Rey se…