Ir al contenido principal

La cifra: la subvención a las televisiones públicas

En el año 2011, según el informe económico-social de la CMT (Más información), el importe total de las subvenciones percibidas por las televisiones públicas en España ascendió a los 2.334,5 millones de euros. A título puramente ilustrativo, el gasto público presupuestado en atención a la dependencia en España ascendió gradualmente desde los 3.809 millones de euros en 2007 hasta los 8.004 millones de euros en 2011Esto significa que el gasto en televisiones representa casi un tercio del gasto en dependencia. La política por encima del interés de los ciudadanos. Estoy seguro que si a los ciudadanos se les diera a elegir en qué gastar su dinero, no elegirían las televisiones cuando se podría destinar a la dependencia. El gasto social se podría mantener si se administrase mejor el gasto político-burocrático-administrativo. Si se hicieran recortes en este ámbito seguro que no habría problemas para mantener aquél.

Entradas populares de este blog

¿Avaricia o codicia?

En el momento presente con la corrupción como uno de los grandes protagonistas, uno de los temas de debate es el relativo a su fuente, su origen, al menos, psicológico. Dos palabras aparecen como recurrentes: avaricia y codicia. Son palabras muy próximas en su significado pero distintas.

Según el Diccionario de la Lengua española, avaricia es el "afán desordenado de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas". En cambio, codicia es el "afán excesivo de riquezas."

En ambos casos, se tratan de afanes, deseos, impulsos que tienen por objeto las riquezas. Las diferencias se sitúan, en primer lugar, en el cómo se hacen realidad tales impulsos. En el caso de la avaricia, es un deseo "desordenado". En cambio, de la codicia nada se dice, sólo que es "excesivo". Sin embargo, también el exceso está presente en la avaricia. Es más, se podría decir que el afán desordenado es, en sí mismo, un exceso. Así como también lo es el deseo de atesorarlas. En este p…

Otra libertad liquidada por el nacionalismo

Nunca pensé tener que escribir sobre esta cuestión. Siempre te imaginas que habrá algún límite. El nacionalismo no tiene límite. Lo he comprobado en mi vida personal y profesional. Siempre te queda la duda. Siempre te queda la esperanza de que no superarán algunas fronteras. Ellos que tanto defienden las fronteras. En este caso, soy el protagonista, al menos, indirecto. La comprobación dramática de cómo el nacionalismo ha creado una red clientelar que vive, y muy bien, de las prebendas y de las subvenciones. Un ejemplo me afecta personalmente. Un periódico de la prensa adicta titulaba Un articulista de 'The New York Times' dice que una Catalunya independiente cabría en la UE. En este artículo se resumen las tesis, por lo demás, disparatadas, al menos, jurídicamente, de un politólogo canadiense, favorables a la independencia de Cataluña y su integración en la Unión. En cambio, el mismo medio silencia que en ese misma página de The New York Times había otro "debaters" …

Doctrina legal en el caso del recurso de casación en interés de la Ley

La lectura de un excelente artículo que se publicará en InDret sobre el recurso de casación en interés de la ley me suscita algunas reflexiones sobre la doctrina legal que resulta de la Sentencia que resuelva tal recurso. El Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre la constitucionalidad de la eficacia vinculante de la misma respecto de todos los Jueces y Tribunales inferiores, como dispone el artículo 100.7 LJCA. Este precepto dispone que "la sentencia que se dicte respetará, en todo caso, la situación jurídica particular derivada de la sentencia recurrida y, cuando fuere estimatoria, fijaré en el fallo la doctrina legal. En este caso, se publicará en el "Boletín Oficial del Estado", y a partir de su inserción en él vinculará a todos los Jueces y Tribunales inferiores en grado de este orden jurisdiccional". Este efecto jurídico suscitó las dudas de constitucionalidad, en relación con la independencia judicial, que el Tribunal Constitucional resolvió consider…